Sáb. May 18th, 2024

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció este lunes que mantiene el nivel máximo de alerta para la pandemia de COVID-19, exactamente tres años después de haber declarado la enfermedad como urgencia de salud pública internacional.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, siguió las recomendaciones del comité de urgencia sobre el COVID-19, compuesto de expertos, que se reunieron el viernes, según un comunicado.

El comité declaró a la epidemia de COVID-19 como una emergencia de salud pública de importancia internacional el 30 de enero de 2020, en momentos en que no se había registrado aún ningún deceso sobre apenas 100 casos fuera de China.

El doctor Tedros había indicado que juzgaba prematuro el levantamiento del nivel del alerta más alto.

«A pesar de que no quiero adelantarme a la opinión del comité de emergencia, continúo muy preocupado por la situación en muchos países y el creciente número de muertos«, declaró a la prensa en Ginebra.

La enfermedad ha causado 170 mil muertes en los dos últimos meses.

Según cifras de la OMS, y desde su irrupción a finales de 2019, el COVID-19 ha provocado oficialmente seis millones 804 mil 491 muertes al 27 de enero, aunque la organización y los expertos están de acuerdo en decir que el número de decesos es mucho más alto.

OMS debe ser «más rápida ante emergencias globales»

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que este año celebra el LXXV aniversario de su fundación, «debe ser más ágil, proactiva, y responder rápidamente a las emergencias globales», subrayó su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en la apertura de la reunión anual de su comité ejecutivo.

En su discurso anual, en el que repasó los logros del organismo durante los últimos 12 meses y los retos para 2023, el director general indicó que en 2022 la OMS respondió a 72 emergencias globales, incluidos brotes de ébola y cólera o problemas derivados de conflictos como los de Ucrania, Siria o Yemen.

«Sin duda estamos en mejor situación ahora que hace un año, cuando la ola de la variante ómicron de COVID estaba en su punto álgido, pero desde diciembre las muertes han vuelto a subir y han sumado al menos 170 mi en las últimas ocho semanas», advirtió el director general de la OMS.

El año pasado también tuvo emergencias como la desatada por la viruela del mono, con más de 85 mil casos en más de un centenar de países, aunque en este caso las cifras se han reducido sensiblemente, indicó Tedros, quien también recordó que se pudo declarar el fin del brote de Ébola declarado en Uganda en septiembre.

Tendencia más preocupante es la del cólera, señaló el etíope, quien indicó que el pasado año se registró una cifra sin precedentes de brotes, en más de 30 países, con el caso especialmente grave de Haití, donde la OMS ha enviado un millón de dosis de vacunas.

Ante estas situaciones, el mundo debe prepararse mejor para futuras epidemias y pandemias, y es por eso que actualmente los miembros de la OMS negocian un tratado contra este tipo de crisis sanitarias (o un instrumento legal similar) en el que ya hay un borrador preliminar sobre la mesa, indicó Tedros.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *