Sáb. May 18th, 2024

Las confesiones del príncipe Harry, hijo menor del rey Carlos III del Reino Unido, han cimbrado al grupo Al Qaeda, que ya pidió asesinarlo. El esposo de Meghan Markle confesó en su libro «Spare» que había matado a 25 soldados de Afganistán entre 2012 y 2013, palabras que levantaron ámpula en la organización terrorista.

«Cuando me encontré sumergido en el calor y la confusión del combate, no pensé en esos 25 como personas. Eran piezas de ajedrez quitadas del tablero, las personas malas eliminadas antes de que pudieran matar a las buenas», contó el esposo de Meghan Markle.

Ahora, en una revista, Al Qaeda pidió venganza contra Harry. «Dar paso a las manos islámicas para que sean ellas las que se tomen su justa retribución, ya que los crímenes no caen por estatuto de limitaciones, y los hombres correctos corren tras él, y alabado sea Alá, Señor de los Mundos».

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *