Lun. May 20th, 2024

El muro de una importante represa en una zona del sur de Ucrania controlada por Moscú se derrumbó ayer y provocó inundaciones, puso en peligro a la mayor central nuclear de Europa y amenazó el suministro de agua potable. Mientras, funcionarios de ambos bandos se apresuraban a evacuar a los residentes y se culpaban mutuamente del suceso.

Ucrania acusó a las fuerzas rusas de volar la represa y central hidroeléctrica de Kakhovka, en el río Dniéper, mientras que los funcionarios rusos culparon a los ataques militares ucranianos en la región en disputa. No fue posible verificar las acusaciones.

Funcionarios rusos y ucranianos hablaron de “desastre ecológico” y “acto terrorista” para describir el torrente de agua que salía del dique roto, cuya represa es una de las más grandes del mundo. El presidente ucraniano Volodimir Zelenski dijo que fue “el desastre ambiental causado por el hombre en Europa más grande de las últimas décadas”.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo que fue una “catástrofe humanitaria, económica y ecológica monumental” y una “nueva consecuencia devastadora de la invasión rusa de Ucrania”.

Las consecuencias medioambientales y sociales ocasionadas por el desastre quedaron claras rápidamente cuando las viviendas, las calles y los negocios empezaron a inundarse río abajo y los equipos de emergencias iniciaron los desalojos; los funcionarios se apresuraron a revisar el sistema de refrigeración de la central nuclear de Zaporiyia y las autoridades se mostraron preocupadas por el suministro de agua potable en zonas bajo control ucraniano o ruso.

Las autoridades rusas y ucranianas enviaron trenes y autobuses para transportar a los habitantes a lugares seguros. Unas 22 mil personas viven en zonas bajo control ruso en riesgo de sufrir inundaciones, mientras que 16 mil viven en la zona de mayor peligro del territorio controlado por Ucrania, según cifras oficiales. Ninguno de los bandos informó de muertos o heridos.

Una foto satelital de Planet Labs PBC analizada mostraba un hueco en el dique de más de 600 metros.

En medio de la indignación institucional, Zelenski dijo que convocó una reunión urgente del Consejo de Seguridad Nacional. Según afirmó, las fuerzas rusas provocaron una explosión dentro de la estructura de la represa a las 2:50 de la madrugada y unos 80 asentamientos estaban en peligro.

Pero el vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, calificó el incidente como “un acto deliberado de sabotaje del bando ucraniano (…) destinado a cortar el suministro de agua a Crimea”.

Las dos partes advirtieron de un desastre medioambiental inminente. La Oficina Presidencial ucraniana indicó que la maquinaria de la represa vertió alrededor de 150 toneladas métricas de petróleo y que podrían filtrarse otras 300 más.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *