Sáb. May 18th, 2024

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró este miércoles que el bloque enviará un mensaje claro sobre su decisión de aceptar a Ucrania como parte de la Alianza.

“Vamos a mandar un mensaje fuerte de nuestro apoyo y solidaridad con Ucrania. Seré claro en que el futuro de Ucrania es en la OTAN”, dijo Stoltenberg.

Los ministros de Defensa de la OTAN celebrarán el jueves y el viernes la última reunión ministerial aliada antes de la cumbre en Vilna del 11 y 12 de julio, en la que seguirán preparando el refuerzo de sus planes de disuasión y defensa y el incremento de su apoyo a Ucrania.

Antes de iniciar su reunión, los aliados participarán en una nueva edición del grupo de contacto formado por más de 50 países que lidera Estados Unidos para dotar a Ucrania de armas para defenderse de Rusia.

Aún es pronto y no sabemos si esto supondrá un punto de inflexión en la guerra, pero vemos que los ucranianos están avanzando y liberando más terreno”, afirmó Stoltenberg, en una rueda de prensa previa a la ministerial.

Según dijo, seguir apoyando a Ucrania implica que llegue con más fuerza a una eventual mesa de negociaciones para lograr “una paz justa”.

La reunión ministerial comenzará por la tarde con una reunión de la Comisión OTAN-Ucrania, foro que los aliados se plantean convertir en un Consejo -formato en el que todas las partes participan en pie de igualdad- para elevar el nivel de las relaciones con Ucrania.

Los patrocinadores occidentales de Kiev se reunirán el jueves en la sede de la OTAN en Bruselas para obtener la última actualización del ministro de Defensa de Ucrania sobre el progreso de los ataques.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (REUTERS/Yves Herman)El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (REUTERS/Yves Herman)

Lo más obvio es asegurarse de que tengan las armas, los suministros, el mantenimiento para continuar con la ofensiva”, dijo Stoltenberg a los periodistas.

Antes de participar en ese encuentro, los ministros asistirán a una reunión informal con representantes de la industria transatlántica de defensa, la primera de esas características que organiza la OTAN y que ha causado malestar en España por no haber sido invitada ninguna de sus empresas.

Por esa razón la ministra española del ramo, Margarita Robles, no participará en la cita, en la que sí estarán presentes Ucrania y la Unión Europea.

“Es un grupo (de empresas) seleccionado relativamente pequeño y, por supuesto, varios aliados no están representados allí. Así es como tienen que ser estos eventos, tienen que ser bastante pequeños”, explicó hoy Stoltenberg.

La idea es que los ministros aliados puedan “abordar directamente con la industria la mejor manera de aumentar la producción, asegurar nuestras cadenas de suministro, y eliminar las barreras a la cooperación”.

Preparativos para la cumbre

Stoltenberg confió en que los ministros de Defensa revisen en la reunión de Bruselas “un nuevo Plan de Acción de Producción de Defensa”, que los líderes de los países aliados acordarán en la cumbre de la OTAN de Vilna.

Su cometido es “abordar con rapidez los déficits en las reservas” de munición y armas de los países aliados, que han entregado importantes partes de su material defensivo a Ucrania.

Ese plan de acción se desarrollará a partir de los 1.000 millones de dólares que los miembros de la Alianza están utilizando para realizar compras conjuntas de munición de 155 milímetros este año a través de la Agencia de Apoyo y Adquisiciones de la OTAN.

Los aliados han completado una revisión excepcional de los objetivos nacionales de capacidad para municiones, y se espera que los ministros aumenten sustancialmente dichos objetivos.

Otro aspecto que tratarán los ministros el viernes será el refuerzo de la postura de defensa y disuasión de la Alianza, que incluye nuevos planes regionales que se espera que vean la luz en la cumbre.

El presidente Joe Biden se reúne con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en la Oficina Oval de la Casa Blanca (AP Foto/Manuel Balce Ceneta)El presidente Joe Biden se reúne con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en la Oficina Oval de la Casa Blanca (AP Foto/Manuel Balce Ceneta)

Se trata de planes dependientes de los tres cuarteles aliados de Norfolk (EEUU), Brunssum (Países Bajos) y Nápoles (Italia), que se reparten geográficamente la defensa de toda la Alianza.

Los planes regionales requieren una adaptación de los mecanismos de mando y control de la OTAN y una nueva estructura de fuerzas de la Alianza, que quiere mantener a 300.000 soldados en alta disponibilidad respaldados por un importante poder aéreo y naval.

Los aliados deberán en los próximos días concretar sus contribuciones a ese refuerzo, apuntaron fuentes diplomáticas.

Entre los refuerzos en el flanco este de la Alianza se prevé que España pueda convertirse en nación marco de uno de los nuevos batallones en Eslovaquia, Hungría, Rumanía o Bulgaria, apuntaron fuentes diplomáticas.

Las relaciones con Ucrania serán otro de los temas clave de la cumbre de líderes aliados de Lituania, en la que esperan concretar un nuevo paquete de asistencia plurianual no letal así como una declaración ambiciosa sobre su futuro sin detallar cuándo podría entrar en la organización, algo que mientras dure la guerra se descarta.

Otro resultado de esta ministerial será un acuerdo para crear un nuevo Centro Marítimo de la OTAN para la Seguridad de las Infraestructuras Submarinas Críticas dentro del MARCOM, el Mando Marítimo de la Alianza en el Reino Unido, informó Stoltenberg.

Por lo que respecta a la entrada de Suecia en la Alianza, que Turquía y Hungría aún no han ratificado, Stoltenberg afirmó que se sigue trabajando para que el país nórdico se sume a la Alianza “lo antes posible”, pero no quiso dar un calendario exacto sobre cuándo tendrá lugar la adhesión.

Reconoció que aún es posible el ingreso de Estocolmo para la cumbre, pero admitió que “no lo puede garantizar”.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *