Lun. May 20th, 2024

El Presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, lamentó este martes ante los líderes de la Unión Europea (UE) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que la región americana no haya sido una «prioridad real» para el bloque europeo, y pidió impulsar relaciones «más justas y equilibradas».

«América Latina y el Caribe ya no es el traspatio de los Estados Unidos. Tampoco somos antiguas colonias que requieren consejos ni aceptaremos que se nos trate como simples suministradores de materias primas. Somos países independientes y soberanos, con una visión de futuro en común«, recalcó Díaz-Canel durante su intervención en la sesión plenaria de la cumbre UE-Celac, que concluye hoy en Bruselas.

«Creo firmemente que podemos y debemos construir mejores relaciones, más justas y equilibradas, solidarias y cooperativas, para mejorar la vida de nuestros pueblos», agregó.

El Mandatario de Cuba se refirió a las «grandes expectativas» que se crearon en 1999, cuando se organizó la primera cumbre entre las dos regiones: «Acordamos avanzar hacia una asociación estratégica entre América Latina y el Caribe y Europa».

«Una evaluación honesta concluiría hoy que, fuera de los discursos y los sueños, la citada asociación estratégica prácticamente no existe, y en todo este tiempo América Latina y el Caribe no ha sido una real prioridad para la Unión Europea», aseveró el líder cubano.

Una «clara demostración» de ello son los ocho años transcurridos desde que se celebró la última cumbre entre las dos partes, agregó.

Díaz-Canel mencionó que «la expoliación colonial y el saqueo capitalista convirtieron a Europa en acreedora y a América Latina y el Caribe en deudores», y que actualmente las políticas financieras de la UE «siguen imponiendo barreras al desarrollo» de la Celac.

«Reforma integral» del sistema financiero

«Se requiere una reforma integral de la arquitectura financiera heredada de la Guerra Fría y (el sistema monetario) de Bretton Woods y buscar soluciones al grave problema de la deuda externa que hemos pagado varias veces», enfatizó el presidente cubano durante su discurso.

Igualmente, pidió «discutir a fondo» cuestiones como la migración y consideró que es alarmante la proliferación de discursos de odio e intolerancia, y las «políticas excluyentes y xenofóbicas» ante el creciente flujo de migrantes de países del Sur.

La «única alternativa al actual desorden internacional es un orden mundial más cooperativo, justo y solidario», señaló el Mandatario de La Habana.

Ante sus homólogos de la UE y la Celac, el dirigente cubano subrayó que «una relación entre iguales debe basarse en el diálogo respetuoso y honesto, dejando las amenazas e imposiciones».

Y consideró que son necesarias «acciones concretas para revitalizar y fortalecer nuestros vínculos», fundamentalmente en áreas prioritarias como el cambio climático, la seguridad alimentaria, el financiamiento del desarrollo, las transferencias de tecnología, las energías renovables, la transformación digital, la investigación científica y la innovación, el comercio o la inversión.

Díaz-Canel también agradeció la «sólida posición» tanto de América Latina y el Caribe como de la UE en el rechazo al bloqueo estadounidense a Cuba y a la inclusión de su país en la «fraudulenta y unilateral lista de países supuestamente patrocinadores del terrorismo».

El líder cubano dijo por último que aspiran a lograr cerrar una declaración en esta cumbre -pese a las desavenencias sobre cómo hacer referencia a la guerra de Ucrania-, y confió en que los resultados «contribuyan al necesario fortalecimiento de la relación birregional, centrándonos en lo que nos une para construir un futuro mejor para nuestros pueblos».

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *