Sáb. Jun 15th, 2024

El director general del OIEA, Rafael Grossi, expresó su “pesar por la falta de progresos” en la cooperación acordada con Irán en marzo pasado, incluyendo la petición de la agencia de instalar nuevas cámaras de vigilancia, al reportar una ralentización de la producción de uranio enriquecido.

Según ese acuerdo, Teherán iba a permitir la reinstalación de cámaras en dos plantas de enriquecimiento y en un taller que produce compuestos para el procesamiento de uranio. Por ello, Grossi pidió a Teherán “que colabore con el organismo de forma seria y sostenida para el cumplimiento de los compromisos”, según consignó el reporte enviado a los miembros de la agencia.

Sin el esclarecimiento de estos asuntos pendientes en el marco del acuerdo de salvaguardias (controles) entre Irán y el OIEA, la agencia nuclear no puede dar garantías sobre la naturaleza exclusivamente pacífica del programa nuclear iraní, destacó el argentino Grossi en el informe.

También, indicó que persisten las dudas acerca de trazas encontradas en dos instalaciones no declaradas como atómicas en Irán.

Centrífugas del programa atómico iraní (WANA/Reuters)Centrífugas del programa atómico iraní (WANA/Reuters)

Baja la producción de uranio

Según los registros del OIEA divulgados este lunes, Irán ralentizó entre mayo y agosto su producción de uranio altamente enriquecido (al 60%), cuyas reservas pasaron de 114,1 a 121,6 kilos, una subida de 6,1%. En los meses anteriores, el aumento de producción de ese material fisible, cercano a una pureza que sirve para bombas atómicas, había sido muy superior, alcanzando entre febrero y mayo más de un 30%.

Fuentes diplomáticas conocedoras del trabajo del OIEA en Irán, señalaron que los inspectores no saben a qué se debe esta importante ralentización. “Podría ser una decisión política o técnica”, señalaron las fuentes en declaraciones a la prensa en Viena.

Mientras, las reservas de uranio enriquecido hasta el 20% alcanzan ya los 535,8 kilos, un 13,8% más que en mayo, mientras que el uranio con una pureza del 5% se situó en 1.950,9 kilos, un 45,5% más que a mediados de mayo, señaló el OIEA.

Las fuentes consultadas, explicaron que el uranio enriquecido al 2% se usa sobre todo para producir uranio al 5%, lo que explica esa fuerte bajada en las reservas.

Según el pacto nuclear entre Irán y seis grandes potencias (conocido como JCPOA, por sus siglas en inglés), firmado en 2015, y de facto suspendido desde hace varios años, Irán no debería tener más de 300 kilos de uranio, enriquecido como mucho al 3,67%.

A comienzos de 2021 Irán recortó notablemente el acceso de los expertos del OIEA a las instalaciones nucleares en Irán, lo que compromete la capacidad de los inspectores de verificar las actividades nucleares en la República Islámica.

Estados Unidos, entonces bajo el presidente republicano Donald Trump, abandonó en 2018 el acuerdo conocido como JCPOA (por sus siglas en inglés), mientras que Irán empezó a incumplir sus obligaciones un año más tarde, tanto en cuanto a producción de uranio como en al acceso concedido a los inspectores del OIEA.

El actual jefe de la Casa Blanca, el demócrata Joe Biden, intentó reactivar el acuerdo pero las negociaciones con Irán y las demás potencias del JCPOA (China, Rusia, Francia, Alemania y Reino Unido) se estancaron.

Desde el inicio de la guerra en Ucrania y la represión violenta de las protestas en Irán las conversaciones quedaron suspendidas por completo, sin avisos de que se vayan a poder reactivar por ahora.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *