Sáb. May 18th, 2024

El representante especial de la ONU para África central, Abdou Abarry, se reunió este miércoles con el general Brice Oligui Nguema, que dirige Gabón desde el golpe de Estado del pasado 30 de agosto, y ofreció el apoyo de la organización a la transición política para volver al orden constitucional.

«Le expresé al presidente de la transición el acompañamiento del sistema de Naciones Unidas una vez conozcamos la hoja de ruta, el calendario y el nombramiento del Gobierno», afirmó Abarry en Libreville en declaraciones emitidas hoy por la televisión estatal Gabón 24.

Cuando se aclare el proceso de transición, subrayó, «nuestras agencias establecerán los contactos necesarios y continuarán apoyando a Gabón».

El representante especial también trasladó al líder golpista que «en principio, las Naciones Unidas, como otras organizaciones internacionales, condenan los cambios de poder anticonstitucionales» e hizo «un llamamiento al retorno al orden constitucional normal».

Abarry subrayó que Gabón es un país fundamental «en términos de estabilidad aquí en África central».

Tras su reunión con Nguema, el enviado de la ONU visitó al derrocado presidente Ali Bongo en su domicilio en la capital, donde le encontró «con buena salud».

«El presidente ha expresado su reconocimiento hacia el secretario general de Naciones Unidas», António Guterres, explicó Abarry, al manifestar su deseo de que «la paz, la estabilidad y la cohesión social se puedan preservar» en el país tras el golpe.

El representante especial se entrevistó con Bongo después de que la junta militar anunciase la liberación del exmandatario, bajo arresto domiciliario desde el levantamiento.

En un escueto comunicado leído anoche por un militar en Gabón 24, Nguema afirmó que, «teniendo en cuenta su estado de salud», el expresidente, de 64 años, «es libre de sus movimientos».

«Si lo desea, él puede viajar al extranjero para realizar sus controles médicos», agregó el presidente de la transición y líder del Comité para la Transición y la Restauración de las Instituciones (CTRI), como se hace llamar la junta militar.

El anuncio se produjo después de que el general se reuniera este martes en Libreville con el presidente de la República Centroafricana (RCA), Faustin Archange Touadéra, a quien la Comunidad Económica de Estados de África Central (CEEAC) nombró la semana pasada «facilitador del proceso político» en Gabón.

Touadéra le exigió, entre otras cuestiones, «garantizar» la «integridad física del presidente depuesto y de toda su familia».

Pese a la condena de la comunidad internacional -incluida la CEEAC, la Unión Africana, la ONU y la Unión Europea, entre otros-, Nguema juró este lunes el cargo de «presidente de la transición».

Nguema prometió «elecciones libres y transparentes» después del periodo de transición, pero no dio ningún calendario para esos comicios.

La golpistas tomaron el poder el pasado miércoles después de que las autoridades electorales anunciasen la victoria de Bongo en los controvertidos comicios del pasado 26 de julio.

Los militares -como la oposición- aseguraron entonces que las elecciones no fueron transparentes, creíbles ni inclusivas, y acusaron al Ejecutivo de gobernar «irresponsable e impredeciblemente», deteriorando así la «cohesión social».

Además, los golpistas colocaron a Bongo, de quien Nguema es primo, bajo arresto domiciliario por «alta traición a las instituciones del Estado» y «malversación masiva de fondos públicos», entre otros cargos.

La familia de Bongo -que se convirtió en presidente después de la muerte de su padre, Omar Bongo, en España en 2009- ha estado en el poder desde 1967.

El golpe de Estado en Gabón, una de las potencias petroleras de África subsahariana, fue el segundo en poco más de un mes en África, después de que el Ejército tomase el poder en Níger el pasado 26 de julio.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *