Sáb. Jun 15th, 2024

Mientras las masacres de Hamas han provocado un crecimiento de los episodios de antisemitismo en todo el mundo, Elon Musk causó más indignación al respaldar un post antisemita en la red social X que afirmaba falsamente que miembros de la comunidad judía estaban avivando el odio contra los blancos.

Un tweet publicado por la cuenta @breakingbaht el miércoles por la noche decía: “Las comunidades judías [sic] han estado impulsando el tipo exacto de odio dialéctico contra los blancos que dicen querer que la gente deje de usar contra ellos”.

El multimillonario, dueño y director tecnológico de X, antes Twitter, respondió esa misma noche: “Has dicho la pura verdad”

Más tarde, el magnate y hombre más rico del mundo dirigió sus críticas a la Liga Antidifamación (ADL), la organización sin ánimo de lucro que lucha contra el antisemitismo a la que ha acusado de ahuyentar a los anunciantes de X.

“Estoy profundamente ofendido por los mensajes de ADL y cualquier otro grupo que impulse el racismo antiblanco de facto o el racismo antiasiático o racismo de cualquier tipo”, escribió Musk.

Musk ya se enfrentó en el pasado con la Liga Antidifamación, a la que amenazó con demandar por su recuento de la incitación al odio en su red de medios sociales.

El director general de la ADL, Jonathan Greenblatt, condenó el apoyo de Musk a la teoría de la conspiración antisemita. Escribió: “En un momento en que el antisemitismo está explotando en Estados Unidos y surgiendo en todo el mundo, es indiscutiblemente peligroso usar la influencia de uno para validar y promover teorías antisemitas. #NuncaEsAhora”.

No obstante, el jueves por la mañana Musk continuó en la misma línea. Aprobó un tuit en el que se leía: “Todo el mundo puede estar orgulloso de su raza, excepto los blancos, porque nos han lavado el cerebro haciéndonos creer que nuestra historia fue de alguna manera ‘peor’ que la de otras razas. Esta falsa narrativa debe morir”.

Musk escribió: “Sí, esto es un súper desastre. Es hora de acabar con esta tontería y avergonzar a CUALQUIERA que perpetúe estas mentiras”.

El tuit provocó una reacción inmediata. En X se multiplicaron tanto los mensajes que condenaron la respuesta de Musk, acusándolo de “supremacista blanco”, como las declaraciones antisemitas de usuarios que respaldaron sus dichos.

Afuera de las redes, la influyente revista The Atlantic arremetió contra Musk en un ensayo titulado “La inquietante ‘verdad’ de Elon Musk”, y la publicación MediaMatters, que vigila sobre los discursos de odio en los medios, acusó al magnate de“encender su antorcha tiki”, en referencia a la marcha de 2017 de supremacistas blancos en Charlottesville, Estados Unidos, que desembocó en acto de terrorismo interno que causó un muerto y 19 heridos.

En otro mensaje en respuesta, Musk calificó a Media Matters de organización “malvada”.

La posición de X

A última hora del jueves, la consejera delegada de X, Linda Yaccarino, publicó un tuit que parecía responder a la polémica y condenar el antisemitismo, aunque no citó a su jefe por su nombre.

“El punto de vista de X siempre ha sido muy claro: la discriminación por parte de todos debe PARAR en todos los ámbitos. Creo que es algo en lo que todos podemos y debemos estar de acuerdo. En lo que respecta a esta plataforma, X también ha sido muy claro sobre nuestros esfuerzos para combatir el antisemitismo y la discriminación. No hay lugar para ello en ningún lugar del mundo: es feo y está mal. Y punto”, escribió.

Desde que se hizo con el control de Twitter en octubre de 2022, Musk eliminó la moderación de contenidos, restauró cuentas de extremistas previamente prohibidas, vetó a periodistas, penalizó cuentas críticas con él y permitió a los usuarios comprar la verificación de la cuenta, ayudándolos a beneficiarse de publicaciones virales, pero a menudo inexactas. De hecho, un estudio reciente del grupo de vigilancia de la desinformación NewsGuard descubrió que los suscriptores de pago de X eran los grandes difusores de la desinformación sobre la guerra entre Israel Hamas.

Por otro lado, Musk promovió las Community Notes, en las que los usuarios de X vigilan la plataforma, como herramienta para combatir la desinformación.

Anunciantes en fuga

En el último año, la empresa estuvo tambaleándose como negocio, con un número de usuarios en descenso a medida que X enfrenta la competencia de nuevas redes como Threads, de la rival Meta. Además, los reguladores aumentaron el escrutinio, el personal es menos del 50% de lo que solía ser después de enormes despidos y, sobre todo, los anunciantes más importantes le están dando la espalda.

El último fue la tecnológica multinacional estadounidense IBM, que anunció el jueves que había suspendido inmediatamente toda publicidad en X debido a un informe según el cual sus anuncios se mostraban junto a publicaciones que promocionaban a Adolf Hitler y el partido nazi. IBM ha sido objeto de escrutinio por sus vínculos históricos con el partido nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

X dijo que su sistema no coloca intencionadamente marcas “activamente junto a este tipo de contenido”, y que el contenido pro-nazi ya no podría ganar dinero con sus publicaciones.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *