Sáb. Feb 24th, 2024

Vladimir Putin volvió a jugar su carta de ambigüedad ante sus colegas del G-20 esta semana.

Dijo por primera vez desde que comenzó la invasión a Ucrania hace 21 meses que había que pensar en cómo “detener la tragedia” de la guerra.

“Por cierto, Rusia nunca ha rechazado las conversaciones de paz con Ucrania”, aclaró. ¿Sacó Putin la bandera blanca? ¿Quiere una mesa de negociaciones?, se preguntaron de inmediato todos los que estaban conectados a esta cumbre virtual organizada por el primer ministro indio, Narendra Modi.

Con las horas, se hizo evidente que lo que busca Putin es que Occidente empuje a Ucrania a negociar aprovechando el cansancio que provoca la guerra y el hecho de que apareciera otro grave conflicto, el de Gaza, “compitiendo” por la atención del planeta.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *