Sáb. Mar 2nd, 2024

México ocupó el sitio 51 en Matemáticas, Lectura y Ciencias, de los 81 países que participaron en el Programa Internacional para la Evaluación de los Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés) que realiza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) a estudiantes de 15 años.

El reporte destaca que si bien en el año 2022 los países enfrentaban aún los impactos negativos de la pandemia de COVID-19, resulta impreciso culpar al confinamiento como la única causa de la caída en los puntajes.

De acuerdo con los resultados revelados ayer lunes por la OCDE, en Matemáticas, México logró 395 puntos, por lo que retrocedió 14, ya que en 2018 en esta asignatura obtuvo 409 puntos.

En tanto, en Lectura alcanzó 415 puntos y en Ciencias 410, es decir, un retroceso de cinco y nueve puntos, respectivamente, pues en 2018 logró 420 y 419 puntos.

En cuanto a estudiantes, sólo siete de cada mil se colocaron en los niveles más destacados; cuatro, en Lectura y uno en Ciencias.

En contraste, uno de cada tres alumnos se ubicaron en los niveles más bajos. Es decir, en los niveles uno y dos.

Los cinco países que destacaron en la prueba PISA fueron Singapur, Japón, Corea del Sur, Estonia y Suiza. Las cuatro primeras naciones superaron los 500 puntos en las tres materias, mientras que Suiza alcanzó 483 puntos en Lectura.

En la última década, México apenas alcanzó un incremento de dos puntos en Matemáticas, cuatro en Lectura y uno en Ciencias.

Un hallazgo destacado del informe PISA 2022, es el retroceso generalizado en los resultados.

«De PISA 2018 a PISA 2022, la evaluación cayó 15 puntos en Matemáticas; 10, en Lectura, y dos en Ciencias, disminuyendo de 487 a 472 en Matemáticas; de 486 en Lectura, a 476, y de 487, a 485 en Ciencias», destaca el reporte.

El informe de la OCDE resalta hubo una caída sin precedentes en la evaluación comparada con 2018. Sin embargo, los puntajes en Lectura y Ciencias ya habían presentado descensos antes de la pandemia.

Explica que la relación entre cierres de escuelas inducidos por la pandemia y el descenso en puntajes, no es tan clara, toda vez que los resultados de PISA no muestran diferencia clara en las tendencias de rendimiento entre sistemas educativos con cierres escolares cortos, como Suecia e Islandia respecto a países que vivieron cierres más largos, como Brasil, Irlanda y Jamaica.

«PISA provee la evidencia y los hallazgos de política pública que los países necesitan para direccionar estos asuntos. Hay una necesidad urgente de tomar acciones. La tarea para los gobiernos es ayudar a los sistemas educativos a estar a la altura de este desafío», dice Andreas Schleicher, director de Educación y Competencias y consejero especial en Política Educativa del secretario general de la OCDE, Mathias Cormann.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *