Sáb. Mar 2nd, 2024

El nuevo informe de The New York Times, según el cual Rusia está mostrando discretamente su disposición a congelar la guerra en Ucrania, es a la vez sospechoso y tentador.

Las advertencias son muchas: un armisticio dejaría a Vladimir Putin en control de una quinta parte del territorio ucraniano. No es digno de confianza; podría utilizar unas negociaciones prolongadas para reforzar sus fuerzas de cara a una nueva ofensiva, o para inducir a los legisladores occidentales a recortar la ayuda a Ucrania; puede estar dando largas con la esperanza de que Donald Trump, su opción preferida para la presidencia, vuelva a la Casa Blanca y endurezca Ucrania.

Pero si Putin va en serio, Ucrania no debería dejar pasar la oportunidad de poner fin al derramamiento de sangre. El territorio recuperado no es la única medida de la victoria en esta guerra.

Una dolorosa comprobación de la realidad muestra que el frente ucraniano-ruso, de 600 millas de longitud, se encuentra en una congelación figurada y literal, agotando los recursos y las vidas de los ucranianos sin muchas perspectivas de cambio en un futuro previsible. La tan esperada contraofensiva ucraniana de los últimos seis meses ha tenido un coste enorme en bajas y material, pero apenas se ha movido en el frente. El máximo comandante militar ucraniano ha declarado que la lucha se encuentra en un “punto muerto” -una noción considerada tabú no hace mucho- y que sólo un improbable avance tecnológico de uno u otro bando podría romperlo. A medida que el año se acerca a su fin, los legisladores de Estados Unidos y Europa han bloqueado por separado paquetes de ayuda de vital importancia para Ucrania, y no hay certeza de cómo les irá en Año Nuevo.

El conflicto podría dar un giro inesperado, como ya ha ocurrido en otras ocasiones. Pero la perspectiva en esta coyuntura es la de una larga guerra de desgaste, infligiendo cada vez más daño a Ucrania, sacrificando cada vez más vidas y extendiendo la inestabilidad por Europa. Tal como van las cosas, “Ucrania albergará en un futuro previsible la falla geopolítica más peligrosa de Europa”, afirma Michael Kimmage, autor de “Colisiones”, una nueva historia de la guerra. Prevé un conflicto interminable que profundizaría el distanciamiento de Rusia de Occidente, consagraría el putinismo y retrasaría la integración de Ucrania en Europa.

Ese, al menos, es el sombrío pronóstico si la victoria en la guerra sigue definiéndose en términos territoriales, concretamente el objetivo de expulsar a Rusia de todas las tierras ucranianas que ocupó en 2014 y en los últimos 22 meses, incluida Crimea y una gruesa cuña del sureste de Ucrania, en total alrededor de una quinta parte del territorio soberano de Ucrania.

Pero recuperar territorio es la forma equivocada de imaginar el mejor resultado. La verdadera victoria para Ucrania es salir del infierno de la guerra como un Estado fuerte, independiente, próspero y seguro, firmemente arraigado en Occidente. Sería exactamente lo que Putin más temía de un Estado vecino con profundos lazos históricos con Rusia, y sería un testimonio de lo que Rusia prometió llegar a ser en 1991, cuando ambos países se liberaron de la Unión Soviética, antes de que Putin entrara en el Kremlin y sucumbiera al agravio y al atractivo del poder dictatorial y la ilusión imperial.

Cualquier conversación sobre el armisticio es comprensiblemente difícil para Volodimir Zelensky, el intrépido presidente ucraniano que ha tratado de proyectar una imagen moral de constantes éxitos en el campo de batalla. Para él sería muy doloroso, y políticamente muy difícil, detener los combates sin castigar a Rusia y dejarle el control de gran parte del territorio ucraniano. Después de que su comandante militar de alto rango, el general Valery Zaluzhny, describiera la situación real como un punto muerto en una entrevista con The Economist en noviembre, Zelensky se enfadó por lo que percibió como derrotismo.

Volodimir Zelensky analiza difíciles opciones (Europa Press)
Volodimir Zelensky analiza difíciles opciones (Europa Press)

Pero estudiar la posibilidad de un armisticio no significa abandonar. Al contrario, la lucha debe continuar, incluso cuando comiencen las conversaciones, para mantener la presión militar y económica sobre Rusia. No se debe permitir que quienes se resisten a seguir ayudando a Ucrania, ya sean algunos republicanos en el Congreso o Viktor Orban en Hungría, abandonen a los ucranianos en esta coyuntura. Si Putin está buscando seriamente un alto el fuego, lo está haciendo sobre la presunción de que la alternativa es una matanza continuada de sus soldados, y que no hay nada más que pueda conseguir mediante la destrucción, la violencia o las bravatas.

Y detener la lucha no es concederle a Putin una victoria, por muy ruidosamente que la reclame. Ucrania y gran parte del mundo no aceptarán la anexión de ningún territorio ucraniano. El ejército ruso ha sido maltratado y humillado y la economía del país ha quedado separada de Occidente. Putin lanzó la invasión hace 22 meses convencido de que sería realmente una “operación militar especial”, que el gobierno ucraniano cedería rápidamente, que Occidente se mostraría impotente y que un quisling instalado por Moscú se aseguraría de que Ucrania nunca llegara a ser independiente, exitosa, libre o se uniera a la Unión Europea.

En lugar de ello, Rusia se vio obligada a retirarse caóticamente de Kiev y se sumergió en una guerra terriblemente costosa contra una Ucrania incondicional respaldada por miles de millones de dólares en armas y fondos estadounidenses y europeos. Las fuerzas rusas, dirigidas por mercenarios, tardaron más de un año y sufrieron bajas masivas en capturar una ciudad, Bajmut; otra ciudad clave, Avdiivka, sigue en manos ucranianas a pesar de las oleadas de soldados, muchos de ellos reservistas mal preparados y convictos reclutados, lanzados contra ella.

Miles de soldados rusos han sido enviados al matadero y otros miles de los mejores y más brillantes soldados rusos han huido del país para evitar la guerra o ser encarcelados por oponerse a ella. La mala gestión de la guerra provocó un breve motín del jefe del grupo mercenario Wagner, Yevgeny Prigozhin, al que siguió su muerte en un accidente de avión casi con toda seguridad provocado por el Kremlin.

Las aplastantes sanciones han puesto fin a casi todos los negocios con Occidente y han alimentado una espiral inflacionista, aunque Putin ha encontrado formas de que sus compinches se beneficien. Y aunque la economía rusa recibió un impulso a corto plazo al alimentar la maquinaria militar y llenar los vacíos dejados por las sanciones, las perspectivas a largo plazo son sombrías.

En muchos sentidos, Putin ha conseguido lo contrario de lo que se había propuesto. La nación ucraniana, cuya existencia él despreciaba, se ha endurecido con el fuego, y el 14 de diciembre la Unión Europea acordó formalmente iniciar negociaciones de adhesión con Ucrania, el mismo giro hacia el oeste que Putin fue a la guerra a bloquear. Finlandia ha entrado en la OTAN y Suecia está cada vez más cerca de hacerlo. Estos no son elementos de victoria.

Vladimir Putin (Reuters)Vladimir Putin (Reuters)

Tampoco son motivo de falsas esperanzas. Tras su visita a Washington, Zelensky no debería hacerse ilusiones de que la espita estadounidense está abierta de par en par, especialmente si Donald Trump vuelve a la Casa Blanca. En su conferencia de prensa conjunta con Zelensky, el Presidente Biden, cuyo mantra había sido durante mucho tiempo apoyar a Ucrania durante “todo el tiempo que haga falta”, reformuló la promesa para que dijera “todo el tiempo que podamos”. En la Unión Europea, Orban, primer ministro húngaro y admirador de Putin y Trump, ha bloqueado la aprobación de otros 50.000 millones de euros para Ucrania.

Es comprensible que la perspectiva de inyectar un sinfín de recursos en una operación militar estancada suscite resistencia. Sería más difícil para los escépticos cuestionar la ayuda adicional si existiera la perspectiva de poner fin a los combates y pasar a la reconstrucción de Ucrania.

Un armisticio no sería fácil de conseguir ni de vigilar. Pero las conversaciones y los escritos sobre varios posibles modelos han circulado discretamente en círculos gubernamentales y de grupos de reflexión. Los autores del más reciente, Samuel Charap, de la Corporación RAND, y Jeremy Shapiro, del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, argumentaron que, por tenue que sea la perspectiva de paz, la guerra “probablemente terminará mediante algún tipo de negociación”.

La primera fase de las conversaciones, propusieron, se centraría en acordar el cese de las hostilidades, la retirada de las fuerzas y la instalación de una misión de vigilancia de terceros. El siguiente obstáculo consistiría en diseñar un acuerdo de seguridad que diera a Ucrania las garantías que necesita, teniendo en cuenta al mismo tiempo la oposición de Rusia a tener un miembro de pleno derecho de la OTAN en su frontera oriental. También habría que tener en cuenta otras muchas cuestiones: los crímenes de guerra rusos, las reparaciones y las sanciones. Y cualquier armisticio distaría mucho de ser un acuerdo definitivo.

Pero la única forma de saber si Putin se toma en serio el alto el fuego y si es posible conseguirlo es intentarlo.

Detener a Rusia muy lejos de sus objetivos y dedicarse a la reconstrucción y modernización del país sería un homenaje duradero a los ucranianos que han hecho el último sacrificio para preservar la existencia de su nación. Y ningún armisticio temporal impediría para siempre a Ucrania recuperar todo su territorio.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *