Jue. Feb 29th, 2024

Yaqiu Wang, director de investigación de Freedom House para ChinaHong Kong Taiwán, mencionado por Rogin, comenta que “el gobierno creó un ambiente donde es fácil para el contenido antisemita prosperar”. “Y la gente sabe que si amplifican lo que dice el gobierno, es seguro. Y cuanto más nacionalistas se vuelven, más clics consiguen”, subrayó.

Además de la retórica antisemita, han surgido en el internet chino contenidos que favorecen a Hamas y posturas anti-Israel. Las empresas tecnológicas chinas, que operan bajo estrictas directrices de los censores de Beijing, incluso llegaron a borrar temporalmente a Israel de sus mapas.

Rogin citó también a Miles Yu, ex funcionario del Departamento de Estado norteamericano: “Ahora mismo, es muy peligroso ser pro-Israel dentro de China sin sufrir algún tipo de castigo. Ese es el ambiente. La razón por la que China eligió este momento para adoptar una postura decididamente antiisraelí es porque China considera a Israel como un estrecho aliado de Occidente”.

Rogin, quién es columnista en The Washington Post y conocido por sus análisis de política exterior, destaca que estas políticas no sólo representan una distorsión de las noticias y siembran resentimiento entre los ciudadanos chinos, sino que además el contenido de odio no se queda en China. El alcance global de los medios estatales y la propaganda del régimen chino es amplio y la promoción de desconfianza en la democracia occidental es un pilar clave de la diplomacia internacional de China.

Rogin concluye diciendo que Beijing ve el impulso del antisemitismo como una herramienta para promover sus intereses nacionales, lo que representa un problema para Estados Unidos y cualquier persona que se preocupe por el bienestar de los judíos en cualquier lugar porque se propaga.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *