¿La variante Ómicron afecta a los niños de forma más duradera?

Desde que la variante Ómicron del coronavirus, extremadamente transmisible, se extendió por todo el mundo hace dos meses, cientos de miles de personas han sido hospitalizadas. Los niños no han sido la excepción y han representado una mayor proporción de hospitalizaciones por COVID-19 que en cualquier otro momento de la pandemia.

Tales internaciones pediátricas pueden parecer relativamente altas, pero “las estimaciones muestran que el riesgo de que un niño con Ómicron sea hospitalizado es, de hecho, menor, entre un tercio y la mitad, que cuando la variante Delta era dominante. Y los niños hospitalizados generalmente no presentan ninguna enfermedad más grave que con otras variantes”, dijo a la revista Nature Michael Absoud, especialista en salud infantil y juvenil en King’s College London.

Los datos preliminares del Reino Unido muestran que, aunque hubo un aumento en la proporción de niños hospitalizados con COVID-19 durante la ola Ómicron, especialmente los menores de un año, han requerido menos intervenciones médicas, como respiradores y oxígeno suplementario.

Estos hallazgos reflejan el desarrollo dentro de la población común: Ómicron parece menos probable que Delta provoque la hospitalización o la muerte, especialmente en poblaciones inmunizadas y jóvenes. Pero los científicos todavía están tratando de averiguar por qué Omicron ha ocasionado hospitalizaciones desproporcionadamente más altas en niños.“Las estimaciones muestran que el riesgo de que un niño con Ómicron sea hospitalizado es mucho más bajo que cuando la variante Delta era dominante", dijeron especialistas del Imperial College de Londres (foto: Andina)“Las estimaciones muestran que el riesgo de que un niño con Ómicron sea hospitalizado es mucho más bajo que cuando la variante Delta era dominante», dijeron especialistas del Imperial College de Londres (foto: Andina)

En los Estados Unidos, por ejemplo, los niños llegaron a representar aproximadamente el 5% de todas las hospitalizaciones por COVID-19, una proporción hasta cuatro veces mayor que la de olas de coronavirus anteriores.

Una posible aclaración es que la transmisibilidad extremadamente alta de la variante, cuando se combina con la falta de inmunidad acumulada por la vacunación o una infección previa, deja a los niños más susceptibles a Ómicron, en comparación con los adultos que han tenido acceso a las vacunas durante meses.

La mayoría de los países aún no han autorizado una vacuna COVID-19 para niños menores de 5 años, y algunos aún no la han proporcionado dosis a menores de 12 años.

En tanto, por ejemplo, Estados Unidos, que ha autorizado vacunas COVID-19 para niños a partir de los 5 años, menos de un tercio en ese grupo de edad han recibido una dosis. Ómicron es mucho menos propenso a provocar enfermedades extremas en todas las edades. “Pero la multitud de mutaciones de Ómicron ha hecho que la enfermedad sea diferente y tal vez un poco más grave en niños pequeños que en poblaciones adultas”, señaló en la misma publicación Andrew Pavia, jefe de la división de enfermedades infecciosas pediátricas en la Universidad de Utah.En los Estados Unidos los niños llegaron a representar aproximadamente el 5% de todas las hospitalizaciones por COVID-19, una proporción hasta cuatro veces mayor que la de olas de coronavirus anteriores (REUTERS)En los Estados Unidos los niños llegaron a representar aproximadamente el 5% de todas las hospitalizaciones por COVID-19, una proporción hasta cuatro veces mayor que la de olas de coronavirus anteriores (REUTERS)

Como prueba de este principio, Pavia citó historias anteriores que insinúan que Ómicron no infectará las células pulmonares tan fácilmente como las que se encuentran dentro de las vías respiratorias superiores. Básicamente, los pulmones son el lugar donde el coronavirus causa gran parte de su daño, por lo que menos células pulmonares contaminadas pueden significar una enfermedad menos grave.

Una enfermedad diferente

Sin embargo, los niños tienen fosas nasales comparativamente pequeñas que pueden bloquearse fácilmente, por lo que las infecciones pediátricas de las vías respiratorias superiores generalmente justifican una consideración adicional en comparación con las de los adultos. Roberta DeBiasi, quien dirige la división de enfermedades infecciosas pediátricas en el Hospital Nacional de Niños en Washington DC, afirmó que ella y sus colegas han observado un aumento en el número de niños con ‘crup COVID’, que es una inflamación de las vías respiratorias superiores que produce una tos de atributo ‘ladrido’.

Pero Absoud dijo que los hospitales están bien equipados para tratar a los niños con crup y otros síntomas de infección de las vías respiratorias superiores, porque este virus como el respiratorio sincitial, envían a los niños al hospital con los mismos síntomas anualmente.

Incluso cuando los menores generalmente mejoran de una infección aguda con Ómicron, los médicos aún temen que puedan desarrollar COVID prolongado, cuyos síntomas persisten durante meses, o una situación poco común pero crítica llamada sistema inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C) .

“Es demasiado pronto para evaluar el impacto de Ómicron en los síntomas prolongados de COVID en los niños -declaró Absoud a Nature -, pero los síntomas del síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C) generalmente se desarrollan de dos a cuatro semanas después de una infección”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.