Mié. Jul 17th, 2024
Spread the love

Investigadores chinos aislaron y mapearon el virus que causa el covid-19 a finales de diciembre de 2019, al menos dos semanas antes de que el régimen de Beijing revelara detalles sobre el virus al mundo, según documentos obtenidos por un comité de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y revisados por el medio estadounidense The Wall Street Journal.

Esta revelación plantea nuevas preguntas sobre lo que China sabía en los cruciales primeros días de la pandemia.

Según los documentos, un investigador chino en Beijing cargó una secuencia casi completa de la estructura del virus en una base de datos del gobierno de EEUU el 28 de diciembre de 2019. En ese momento, las autoridades chinas aún describían públicamente el brote en Wuhan como una neumonía viral “de causa desconocida”, y aún no habían cerrado el Mercado Mayorista de Mariscos de Huanan, sitio de uno de los primeros brotes de covid-19.

China compartió la secuencia del virus con la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 11 de enero de 2020, según los cronogramas del gobierno de EEUU La nueva información no arroja luz sobre el debate de si el covid surgió de un animal infectado o de un escape de laboratorio, pero sugiere que el mundo aún no tiene un relato completo del origen de la pandemia.

Estas dos semanas adicionales podrían haber sido cruciales para ayudar a la comunidad médica internacional a entender cómo se propagó el covid-19, desarrollar defensas médicas e iniciar la creación de una vacuna, según especialistas. En ese momento, científicos y gobiernos de todo el mundo estaban corriendo para comprender la enfermedad misteriosa eventualmente llamada covid-19, que mataría a millones y enfermaría a muchos más.

Equipo médico supervisa el estado de salud de un paciente con covid-19. EFE/Etienne Laurent
Equipo médico supervisa el estado de salud de un paciente con covid-19. EFE/Etienne Laurent

“Esto subraya cuán cautelosos debemos ser sobre la precisión de la información que el gobierno chino ha divulgado”, dijo Jesse Bloom, virólogo en el Centro de Cáncer Fred Hutchinson en Seattle, quien revisó los documentos y la secuencia genética recientemente descubierta. “Es importante tener en cuenta cuánto sabemos”.

La doctora Lili Ren, la investigadora china que envió la secuencia del virus, no respondió a un correo electrónico buscando comentarios. La doctora. Ren es parte del Instituto de Biología Patógena, con sede en Beijing, afiliado a la Academia China de Ciencias Médicas.

“China ha seguido refinando nuestra respuesta al COVID basándonos en la ciencia para que sea más específica”, dijo un portavoz de la Embajada de China. “Las políticas de respuesta al COVID de China se basan en la ciencia, son efectivas y consistentes con las realidades nacionales de China. Pueden resistir la prueba de la historia”.

Los republicanos del Comité de Energía y Comercio de la Cámara obtuvieron estos documentos después de amenazar con citar a declarar al Departamento de Salud y Servicios Humanos de EEUU.

Melanie Egorin, secretaria adjunta de legislación del HHS, escribió el mes pasado a la presidenta del comité, la representante Cathy McMorris Rodgers, que Ren envió la secuencia del virus el 28 de diciembre de 2019 a una base de datos genética, GenBank, dirigida por los Institutos Nacionales de Salud de EEUU.

La primera publicación conocida de la secuencia del virus covid, llamado SARS-CoV-2, fue el 11 de enero de 2020, después de que las autoridades chinas compartieran la información con la OMS. Además, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Atlanta indican que la secuencia del virus se compartió dentro de China con el equivalente chino de los CDC el 5 de enero, pero no se dio a conocer a nivel mundial.

Vista general de la sede de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta. REUTERS/Tami Chappell/File PhotoVista general de la sede de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta. REUTERS/Tami Chappell/File Photo

La secuencia proporcionada por Ren en diciembre de 2019 nunca se publicó y se eliminó de la base de datos el 16 de enero de 2020, después de que los NIH, siguiendo sus protocolos, le pidieran más detalles técnicos y ella no respondió, escribió Egorin. No está claro por qué Ren no respondió.

El 12 de enero, los NIH recibieron y publicaron una secuencia de SARS-CoV-2 de otra fuente.

“La secuencia publicada el 12 de enero de 2020 era casi idéntica a la secuencia que presentó Lili Ren”, dijo Egorin al comité.

El descubrimiento de que un investigador en el laboratorio chino afiliado al estado había aislado y mapeado el virus mucho antes de que Beijing revelara públicamente que lo había hecho muestra que EE. UU. “no puede confiar en ninguno de los llamados”.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *