Dom. Jul 14th, 2024
Spread the love

Este martes, el Sol emitió su mayor llamarada en casi diez años, suceso que ocurrió poco después de que fuertes tormentas solares afectaran a la Tierra y provocaran la aparición de brillantes auroras boreales en zonas poco habituales para este fenómeno. La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) advirtió: «¡Aún no ha terminado!»

Es la mayor llamarada registrada en este ciclo solar de 11 años, que se acerca a su punto máximo, según la NOAA. La ventaja es que esta vez la Tierra no está en riesgo, ya que la llamarada ocurrió en una región del Sol que se aleja de nuestro planeta.

El Observatorio de Dinámica Solar de la NASA captó el brillante destello de la llamarada de rayos X. Fue la más fuerte desde 2005, calificada en la escala para estas llamaradas como X8.7.

Bryan Brasher, del Centro de Predicción Meteorológica Espacial de la NOAA en Boulder, Colorado, dijo que podría haber sido incluso más fuerte cuando los científicos recopilen datos de otras fuentes.

El fenómeno se produce casi una semana después de llamaradas y eyecciones masivas de plasma coronal que amenazaron con interrumpir el suministro eléctrico y las comunicaciones en la Tierra y en órbita.

La NASA dijo que la tormenta geomagnética del fin de semana hizo que uno de sus satélites medioambientales girara inesperadamente debido a la reducción de altitud provocada por el clima espacial, y entrara en un estado de hibernación protector conocido como modo seguro. 

Además, en la Estación Espacial Internacional, se aconsejó a los siete astronautas permanecer en áreas con un fuerte blindaje contra la radiación. La tripulación nunca estuvo en peligro, según la NASA.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *