Jue. Feb 29th, 2024

El ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, informó del fin de la “fase intensiva” en la parte Norte, “tras derrotar a todos los batallones del grupo terrorista Hamás en la zona”. 

Además, adelantó que lo mismo ocurrirá en el Sur, en el polígono de Jan Yunis, donde los combates están enquistados desde principios de diciembre del año pasado.

Gallant explicó que en Jan Yunis el plan se centra en la “cabeza de la serpiente”, es decir, en cazar a los líderes de Hamás que se cree que se esconden en los túneles: el jefe del grupo dentro del enclave, Yahya Sinwar, y quien encabeza su ala militar, Mohamed Deif, considerados ambos los cerebros del atentado en suelo israelí del 7 de octubre, que dejó más de mil 200 muertos y unos 250 secuestrados.

Las declaraciones del ministro coincidieron con el anuncio del Ejército israelí sobre la retirada del terreno de una de las cuatro divisiones que operaban en la Franja, en concreto la 36a División, que se ocupó de los operativos en torno a la ciudad de Gaza, donde tomó el control militar de los barrios clave de Rimal, Zaytun o Shujaiya.

Alerta la OMS por crisis de salud en la zona de conflicto

La población de Gaza “vive en el infierno” tras 100 días de un conflicto en el que se han producido 300 ataques a la red sanitaria y las agencias humanitarias están siendo sistemáticamente obstaculizadas para proveer ayuda, aseguró el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“Hay pacientes a los que se les practican amputaciones que podrían evitarse, debido a la destrucción del sistema de salud, y aquellos que sufren enfermedades crónicas mueren por falta de cuidados”, denunció el director general de la OMS, citado por el informe diario de la ONU sobre el conflicto.

En él se indicó que el viernes, tras dos semanas de falta de acceso de la OMS al Norte de Gaza, finalmente se pudo enviar una misión humanitaria al Hospital de Shifa, que envió nueve mil 300 litros de combustible y suministros médicos.

Sólo siete de las 29 misiones planeadas de los actores humanitarios al Norte de Gaza han podido llevarse a cabo en lo que va del año, debido a las limitaciones impuestas por las autoridades israelíes, recordó el informe de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas.

“El proceso de inspección (de las misiones) sigue siendo lento e impredecible, y algunos de los materiales que se necesitan desesperadamente siguen siendo objeto de restricciones sin justificación alguna”, lamentó en el informe la representante del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) Lucia Elmi.

“La crisis en Gaza es un desastre causado por el hombre, agravado por un lenguaje deshumanizador y por el uso de los alimentos, el agua y el combustible como arma de guerra”, resumió el comisionado general de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA), Philippe Lazzarini, también citado por el informe diario.

Un total de 146 trabajadores de esa agencia han muerto en el conflicto, además de 117 periodistas y 337 médicos palestinos, según recuerda el documento. 

También la hambruna acecha la región

Cada vez un mayor número de personas en Gaza se encuentran en riesgo de hambruna o de contraer enfermedades mortales, lo que hace urgente un flujo de entrada de la ayuda más “rápido y seguro”, exigieron agencias humanitarias de la ONU cuando se acaban de superar los 100 días de conflicto.

Aunque hasta ahora se ha conseguido distribuir una ayuda humanitaria limitada en Gaza, las cantidades están “muy por debajo de lo necesario para evitar una combinación mortal de hambre, desnutrición y enfermedad”, indicaron en un comunicado conjunto la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF).

“La hambruna hará catastrófica una situación ya de por sí terrible, porque las personas enfermas tienen más probabilidades de sucumbir a la inanición y las personas hambrientas son más vulnerables a las enfermedades”, añadió el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Según las agencias, la llegada de suministros suficientes requiere de la apertura de nuevas rutas de entrada, la autorización de más camiones a través de los controles fronterizos cada día, la reducción de las restricciones de circulación a los trabajadores humanitarios, y más garantías de seguridad para las personas que distribuyen la ayuda.

Agencias

La ciudad de Deir el-Balah, en el centro de la Franja de Gaza refleja 100 días del conflicto. XINHUA

Anuncian la muerte de dos rehenes 

El grupo islamista Hamás anunció que los rehenes Yossi Sharabi, de 53 años, e Itai Svirsky, de 38, habrían muerto en cautiverio, en un video propagandístico que llevaba promocionando desde el domingo.

En un video difundido por sus canales de Telegram, el grupo muestra a los dos rehenes pidiendo al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que frene la guerra porque “corren peligro” en una fecha por especificar.

A continuación, la rehén Noa Argamani, de 26 años, quien supuestamente sigue viva, relata cómo murieron sus compañeros de cautiverio.

Hamás utiliza armas de Irán, China, Corea del Norte, Bulgaria y Rusia

Un análisis realizado por la agencia informativa Associated Press (AP) a más de 150 videos y fotos tomados en los tres meses de combate desde que Hamás lanzara su ataque sorpresa contra Israel el 7 de octubre, muestra que el grupo militar ha acumulado un arsenal variopinto de armas provenientes de todo el mundo, gran parte del cual ha sido contrabandeado a pesar del bloqueo de 17 años cuyo objetivo es, precisamente, impedir esa acumulación.

Entre el arsenal internacional hay fusiles de francotirador iraníes. Fusiles de asalto AK-47 chinos y rusos. Granadas para lanzacohetes hechas en Corea del Norte y Bulgaria. Cohetes antitanque armados en secreto en Gaza.

Esas armas han demostrado ser letales en las semanas de guerra urbana en Gaza, donde los combatientes de Hamás suelen portar únicamente las armas que pueden llevar a cuestas y emplean tácticas de ataque relámpago contra los israelíes, que cuentan con grandes ventajas en cuanto a armamento y tecnología. Los videos de propaganda que Hamás ha publicado en las últimas semanas parecen mostrar disparos contra soldados israelíes que fueron grabados a través de las mirillas de los fusiles de francotiradores.

“Buscamos armas, apoyo político y dinero en todas partes”, dijo en una entrevista reciente con la AP Ghazi Hamad, vocero de Hamás, declinando explicar específicamente quién ha estado proporcionando sus armas o cómo fueron infiltradas a Gaza.

Los expertos que revisaron las imágenes para la AP pudieron identificar características distintivas y marcas que muestran los lugares en los que fueron fabricadas muchas de las armas que portan los combatientes de Hamás. No obstante, dicho análisis no proporciona evidencia de que hayan sido suministradas por los gobiernos de esos países ni adquiridas en el pujante mercado negro de armas de Oriente Medio, donde las armas y componentes se anuncian en redes sociales de países destrozados por la guerra como Irak, Libia y Siria.

Lo que está claro, sin embargo, es que muchas de esas imágenes muestran a militantes de Hamás portando armas que parecen relativamente nuevas, evidencia de que el grupo ha encontrado formas de obtener armamento a pesar del bloqueo por tierra y mar de la Franja de Gaza, posiblemente por medio de botes, túneles u oculto en envíos de alimentos y otros bienes.

Un miliciano de Hamás sostiene un misil antiaéreo 9M32 Strela de diseño ruso. AP

Israel modifica su presupuesto para financiar la guerra

El Gobierno israelí aprobó su presupuesto modificado para 2024 con un aporte adicional de 55 mil millones de shekels (15 mil millones de dólares) para financiar la guerra en la Franja de Gaza, que calculan aún se prolongará varios meses.

La financiación adicional incluye dinero para defensa y compensaciones para aquellos afectados por la guerra, como reservistas que han dejado sus empleos temporalmente o personas evacuadas tanto en el Norte y el Sur por los combates; así como mayores asignaciones para atención sanitaria, Policía, asistencia social y educación.

“Llegamos a un acuerdo y aprobamos un presupuesto muy importante. Es el presupuesto de guerra que cubre las necesidades de nuestros reservistas, sus familias, los autónomos y las necesidades del público en general”, afirmó el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, antes de la votación entre los miembros de su gabinete.

La medida se aprobó después de que una reunión al respecto anoche, con todos los ministros del Gobierno, se alargara durante horas sin un acuerdo claro, ante la oposición de varios ministerios que ven recortes en sus partidas para derivar fondos a defensa y a gastos relacionados con la guerra.

“También estamos aumentando el presupuesto de salud, añadiendo millones de shekels para salud mental, una necesidad importante. También hay incrementos para educación, bienestar social, o seguridad interna, pero lo más importante es el presupuesto de defensa, que es esencial para la victoria y para nuestro futuro”, aseveró Netanyahu.

El ministro de Finanzas, el ultraderechista Bezalel Smotrich, indicó que el gobierno israelí está reorganizando sus prioridades sobre este reajuste en el presupuesto, que deberá ser ratificado por el Parlamento.

Desplazados de Palestina luchan contra el frío

En una carpa precaria hecha de tela y plástico, Ismail Nabhan prende una fogata para intentar calentar a su familia que huyó al Sur de Gaza, desplazada por la guerra que azota a este territorio palestino.

En total, 28 personas viven hacinadas en este refugio endeble erigido en Rafah, en el Sur de la Franja de Gaza, y pese al riesgo, mantienen encendida una fogata dentro de la carpa.

Este hombre de 60 años y su familia construyeron su campamento en un suelo arenoso, a cientos de metros del Mediterráneo, en la frontera con Egipto.

“Hace dos días, un viento fuerte sopló, tratamos toda la noche de atar el nailon. Vivimos en un desierto y el mar está frente a nosotros, eso aumenta el frío”, relató Nabhan.

Según la ONU, 1.9 de los 2.4 millones de habitantes de este territorio palestino bajo asedio fueron desplazados y abandonaron sus casas por los combates y los bombardeos.

Para tratar de calentarse, los desplazados atizan una fogata dentro la tienda. El humo y el plástico que aspiramos “queman nuestros pulmones”, se lamenta la esposa de Nabhan, Raidah Auad. A su lado, un niño tose.

“Los niños siempre están enfermos. No paran de toser y estar resfriados, su ropa no es lo suficientemente gruesa para calentarlos”, añade la mujer de unos 50 años.

“Nos congelamos”

Auad pidió a su hijo ir a buscar madera, pero las fuertes lluvias de los últimos días la humedecieron y tardará días en secarse.

En otras zonas de Gaza, las lluvias provocaron inundaciones, reportó la Ocha, la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

“La situación es trágica”, dice Auad, quien tuvo que huir de su casa en el centro de la Franja.

Las bajas temperaturas incrementan la precariedad y la fatiga, después de más de 100 días de intensos bombardeos del ejército israelí.

“En la noche, tengo la impresión de que nos vamos a morir de frío”, dice Haneen Adwan.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *