Lun. May 20th, 2024

A tres meses de su inauguración, un vagón del Tren Maya se descarriló en las cercanías de la estación Tixkokob, en el tramo 3, en Yucatán, cuando se dirigía hacia Cancún. 

Esto sucedió en el momento de realizar un cambio de vía. No se reportaron lesionados. 

A través de un comunicado, el Gobierno federal advirtió que indagará las causas de este acontecimiento. 

Este incidente no afectó la operación programada del resto de los trenes. Se integró una comisión dictaminadora que está realizando una investigación para determinar sus causas y prevenir cualquier situación similar que pudiera comprometer el servicio del Tren Maya”, indicó la instancia encargada de los traslados del tren. 

Agregó que el hecho ocurrió alrededor de las 09:30 horas, cuando el tren pasó un cambio de vías a 10 kilómetros por hora. Los tres primeros vagones lo lograron, pero el cuarto se salió de los rieles. 

Los pasajeros fueron evacuados y se les ofreció que continuaran con su trayecto a Quintana Roo. 

A principios de febrero, también se registró la caída de una estructura en las obras del Tren Maya, lo que dejó a dos trabajadores heridos. Esto se conoció por videos que circularon en las redes sociales. 

Acusan fallas y demagogia en Tren Maya

Tras el desperfecto de ayer, Xóchitl Gálvez, candidata presidencial de la alianza “Fuerza y Corazón por México”, que integran el PRI, PAN y PRD, presentó una denuncia contra familiares de AMLO, incluidos dos de sus hijos, por posibles actos de corrupción en el Tren Maya. 

“Presentamos una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción por el caso de la asignación de contratos para la compra de balasto en la construcción del Tren Maya”, dijo en una conferencia de prensa. 

La aspirante señaló que existen irregularidades en el proyecto. Afirmó que el Tren Maya fue hecho a sobrecosto y lo definió como “un gran acto de corrupción”.

“No vamos a pedir la cancelación del Tren Maya por los casos de corrupción asociados a su construcción, eso sería absurdo. Lo que ya hicimos es presentar formalmente una denuncia para que se investigue”, comentó Gálvez. 

La acusación involucra a Andrés Manuel y Go

nzalo López Beltrán, hijos del Mandatario; a sus sobrinos Pedro y Osterlen Salazar Beltrán, y a Amílcar Olán, amigo de los mencionados y supuestamente el principal privilegiado con las compras del Gobierno. 

Hace semanas, Latinus reveló una presunta red de tráfico de influencias y corrupción entre las personas señaladas. 

Acentuó que esto se dio a través de contratos de abastecimiento de balasto.

De acuerdo con el reportaje de los periodistas José Manuel Martínez y Mario Gutiérrez, los involucrados habrían sobornado al laboratorio que certifica la calidad del balasto que va por debajo de las vías. 

En uno de los audios presentados en el noticiario de Carlos Loret de Mola, uno de los implicados denomina a esta red “El Clan” y refiere que deben aprovechar los actuales contratos y “ya cuando se descarrile el Tren (Maya), ya va a ser otro pedo (problema)”.

El balasto es una capa de grava o de piedra machacada que se tiende sobre la plataforma de las vías férreas para asentar y sujetar sobre ella las traviesas.

Por su parte, Claudia Sheinbaum, abanderada de la coalición “Sigamos Haciendo Historia”, que aglutina a Morena, PT y Partido Verde, resaltó que si llega a la Presidencia de la República apostará porque el Tren Maya y el Tren Interoceánico también sirvan para llevar mercancías por las zonas por las que pasarán. 

Por último, Jorge Álvarez Máynez, representante de MC que busca tomar las riendas del país, cuestionó los daños al medio ambiente que ha causado la administración de López Obrador para culminar la megaobra. 

Otras que han sido criticadas por sus fallas son la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, y el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), que se hizo en lugar del que estaba previsto en Texcoco. 

“El Tren Maya hubiera sido una buena idea si no hubiera derrumbado cenotes, si hubiera respetado el entorno natural que hay en la península de Yucatán, en la región maya, si hubiera estado mejor diseñado, si hubiera sido eléctrico, como están siendo los trenes hoy en el mundo”, dijo. 

En el sureste del territorio nacional se hicieron perforaciones que llegan hasta el sistema de cavernas (cenotes), se talaron más de 10 mil árboles y se documentó la contaminación del agua debido a las obras. 

El 15 de diciembre pasado, López Obrador dio el banderazo de salida a los recorridos del Tren Maya. 

De los cerca de mil 500 kilómetros que contempla cubrir en Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán, se habilitaron 473. Sin embargo, ese día aún había trabajadores en la obra.

Xóchitl Gálvez denuncia a los familiares de AMLO 

La candidata presidencial de la coalición “Fuerza y Corazón por México” presentó una denuncia ante la Fiscalía Especializada en Materia de Combate a la Corrupción para que se investiguen presuntas irregularidades en la asignación de contratos para la compra del balasto utilizado en la construcción del Tren Maya.

En su “Conferencia de la verdad”, informó que la denuncia es por la supuesta responsabilidad en actos de corrupción por parte de dos de los hijos, sobrinos y otras personas cercanas al Presidente Andrés Manuel López Obrador.  

“Se tiene que investigar cómo se pasó de un costo de 120 mil millones a más de 500 mil millones de pesos. El Tren Maya es un proyecto noble, pero desafortunadamente el Presidente, sus funcionarios y familiares han hecho de él un acto de corrupción”, declaró la candidata.

No vamos a pedir la cancelación del Tren Maya por el caso de corrupción asociado a su construcción, eso es absurdo. Lo que ya hicimos es presentar una denuncia para que se investigue a los siguientes personajes: los hijos, sobrinos y amigos del Presidente, a Andrés Manuel López Beltrán (Andy), a Gonzalo Alfonso López Beltrán (Boby), a Pedro Salazar Beltrán, a Osterlin Salazar Beltrán y, por supuesto, al amigo de todos, Amílcar Sandoval, además de un personaje clave, Daniel Assad, ‘El Gallo’, jefe de Ayudantía del Presidente, que forma parte de la red de coyotes, que facilita reuniones, contactos y contratos”, detalló la candidata.

Gálvez aseguró que: “Como presidenta de la República no viviré en Palacio Nacional porque no me siento un emperador”, pues lo ideal, “si tuviéramos un nivel óptimo de seguridad pública”, sería que la presidenta viviera en su casa y saliera a trabajar como cualquier persona.

En las circunstancias actuales del país, consideró que como jefa del Ejecutivo podría habitar la cabaña que mandó construir el ex presidente Vicente Fox en Los Pinos, que es mucho más grande que su casa.

El Universal

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *