Lun. May 20th, 2024

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió ayer un alto el fuego “inmediato” en la Franja de Gaza, que el Ejército israelí sigue bombardeando tras siete meses de guerra que dejan ya, según Hamás, más de 35 mil muertos.

Testigos reportaron nuevos bombardeos israelíes en varios puntos de Gaza, incluyendo en Rafah, en el extremo Sur del territorio palestino, donde las tropas israelíes preparan una gran ofensiva terrestre.

Al menos 63 personas murieron en las últimas 24 horas en Gaza, según el ministerio de Salud del territorio, gobernado por Hamás desde 2007. Un hospital indicó que recibió 18 cuerpos en las últimas 24 horas.

Reitero mi llamamiento a todo el mundo a un alto el fuego humanitario inmediato, a la liberación incondicional de todos los rehenes y a un aumento inmediato de la ayuda humanitaria”, declaró Antonio Guterres en un discurso en vídeo ante una conferencia internacional en Kuwait.

“Pero un alto el fuego sólo será el comienzo. Será un largo camino para recuperarse de la devastación y el trauma de esta guerra”, añadió durante el evento, en el que donantes se comprometieron a destinar más de dos mil millones de dólares en dos años para las operaciones humanitarias en Gaza.

La ONU advirtió que la ayuda humanitaria está bloqueada desde que las tropas israelíes entraron el lunes en el Este de Rafah y tomaron el paso fronterizo con Egipto, sellando una entrada vital a este territorio amenazado de hambruna. Según el portavoz de la autoridad de los puestos fronterizos de Gaza, Hicham Adwan, “vehículos militares israelíes avanzaron desde la frontera (…) y se adentraron unos 2.5 kilómetros”.

“No sabemos adónde ir”

El Ejército israelí afirmó que sus tropas siguen realizando operaciones “selectivas” en el Este de Rafah y que “diez terroristas de Hamás fueron eliminados allí”. Israel insiste en la necesidad de lanzar una operación en esta ciudad, donde se concentran 1.4 millones de personas, en su mayoría desplazados internos por la guerra, al considerar que allí están situados los últimos batallones de Hamás.

El Ejército israelí indicó que unos 300 mil palestinos ya salieron desde el lunes de los barrios del Este, tras ordenar su evacuación. Añadió que estos lugares fueron “escenario de actividades terroristas de Hamás”.

El jefe de Derechos Humanos de la ONU, Volker Türk, estimó que una ofensiva israelí a gran escala en Rafah contravendría el “derecho internacional humanitario”.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, aseguró en la cadena NBC que esa operación provocaría “caos” y “anarquía”, “sin resolver sin embargo el problema” ya que “seguirá habiendo miles de miembros armados de Hamás”.

Estados Unidos, principal aliado del Estado hebreo, advirtió esta semana a Israel que dejará de suministrarle algunas armas, si lanza una ofensiva a gran escala en Rafah.

“La situación es cada vez más peligrosa y los bombardeos están cada vez más cerca. No sabemos adónde ir. No hay ningún lugar seguro”, dijo Farid Abu Eida, un desplazado en Rafah. Las fuerzas israelíes también emitieron órdenes de evacuación para Jabaliya y Beit Lahia, en el Norte de la Franja de Gaza, donde afirma que Hamás “intenta reconstruirse”, e informaron de una “operación importante en el distrito Zeitun de la ciudad de Gaza.

Por dahemont

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *